Efectos de la contaminación del aire

 

     
  Efectos de la contaminación del aire  
     
 

El principal impacto de la contaminación del aire es el que tiene sobre la salud humana.

El patrón de exposición de una persona a un contaminante depende de tres factores principales:
El tiempo que una persona pasa en diferentes micro ambientes como la casa, la oficina, la calle o el microbús;
La concentración del contaminante en cada micro ambiente;
Y la cantidad de aire que se inhala, la cual depende de la actividad realizada.

La exposición a SO2 produce irritación e inflamación aguda o crónica de las mucosas conjuntival y respiratoria.

Se ha visto que bajo la combinación de partículas y SO4, suele aumentar el riesgo en la salud al incrementar la morbilidad y mortalidad de enfermos crónicos del corazón y vías respiratorias.

En individuos asmáticos puede producir bronco-constricción.

En las plantas, el SO2 ocasiona daños irreversibles en los tejidos, sobre todo en días soleados.

Por otro lado, el ácido sulfúrico ataca los materiales de construcción como el mármol, la cantera, la cal y el mortero.

Muchos de los monumentos, edificios, esculturas e iglesias se han deteriorado por esta causa.

El ácido sulfúrico también daña las telas como el algodón, el lino, el rayón y el nylon. Las bibliotecas también tienen problemas a causa de este compuesto ya que las hojas de los libros se tornan amarillas, por la misma causa los artículos de piel se resecan y los metales se corroen.

A diferencia de las partículas, los gases no sedimentan sino que tienden a permanecer en la atmósfera, a transformarse en compuestos más simples o más complejos o a formar parte de los ciclos biogeoquímicos.

El aumento progresivo en la exposición al NO2 puede producir problemas de percepción olfativa, molestias respiratorias, dolores respiratorios agudos y edema pulmonar. El NO2 irrita los alveolos pulmonares. Estudios de salud ocupacional muestran que este gas puede ser fatal a concentraciones elevadas.

La contaminación por partículas puede causar, a corto y a largo plazo, disminución de la función pulmonar, lo cual contribuye a la presencia de enfermedades crónicas respiratorias y a la muerte prematura. El acero se corroe más rápido en las áreas industriales que en las áreas rurales a causa de la contaminación en partículas y de azufre. La contaminación por partículas acelera el deterioro de las estatuas y los edificios, y también de los suelos, las ropas, los automóviles y las casas.

El ozono es un gran irritante para el sistema respiratorio, que produce tos, flema, dolor al respirar e inflamación en el tejido pulmonar, reduciendo la capacidad respiratoria, disminuye también la capacidad mucociliar, lo que debilita las defensas naturales del aparato respiratorio. Las enfermedades respiratorias son más frecuentes en niños expuestos al ozono. El ozono daña los textiles, los colorantes y el caucho. El ozono es una amenaza significativa para las verduras frondosas, los cultivos, los arbustos, los frutales y los árboles de los bosques. Los oxidantes fotoquímicos, ozono y nitratos de peroxiacilo causan irritación de los ojos y ataques de asma y afectan a las personas sanas mientras hacen ejercicio.

El monóxido de carbono sustituye al oxígeno en la sangre y hace más lenta las reacciones. Esto es causa de una carga más pesada sobre el corazón, los pulmones, la tiroides y la capacidad mental. Las emisiones de CO en un área cerrada pueden causar la muerte por insuficiencia cardiaca o sofocación, ya que la absorción de CO se incrementa con la concentración en el ambiente, con el aumento en el tiempo de exposición y con el incremento de la actividad física.

La exposición a bajos niveles de CO, también pueden causar un daño a la salud cuando las personas están bajo medicación, consumen bebidas alcoholicas o se encuentran en lugares altos.

El Plomo es un contaminante tóxico para los humanos, su difícil remoción del cuerpo hace que se acumule en varios órganos y pueda dañar el sistema nervioso central. Un gran número de estudios científicos ha documentado los efectos nocivos de la exposición al plomo. La intoxicación aguda produce síntomas como diarrea, vómito, cólico, convulsiones y dolor de cabeza. Su eliminación del cuerpo es posible mediante tratamientos médicos, aunque el daño provocado principalmente al sistema nervioso no es reversible. Los niños con altos niveles de plomo en la sangre presentan desordenes en su comportamientos social y un desarrollo mental restringido con efectos neuroconductuales irreversibles.

Algunos tipos de hidrocarburos son tóxicos, otros no y muchos de ellos no presentan un potencial significativo para afectar la salud en forma adversa. Los hidrocarburos aromáticos son agentes cancerígenos potenciales.

 
     
     
 

 

Área responsable:
Subsecretaría Gestión Ambiental
Coordinación de Gestión Integral de Calidad del Aire y RETC
Mayo, 2013